Almacenamiento con Windows Server 2008

CONSOLA DE ADMINISTRACIÓN DE DISCOS

La consola de administración de discos es la aplicación principal para mantener los discos y volúmenes en un sistema Windows Server 2008 con consola gráfica. Está accesible desde el administrador del servidor.

ALMACENAMIENTO BÁSICO

Cuando se añade un disco a un sistema Windows Server 2008, el sistema escribe en la MBR (o en la GPT) una firma que identifica de manera única al disco. La firma es escrita en el disco a través de un proceso llamado inicialización, que habitualmente tiene lugar cuando el disco es añadido al sistema. Antes que el disco pueda ser usado para guardar archivos en él, debe ser dividido en particiones y volúmenes. Las particiones son áreas de un disco físico que puede almacenar uno o más volúmenes, dependiendo de si la partición es primaria o extendida.

PARTICIONES PRIMARIAS

Las particiones primarias pueden existir tanto en un disco MBR como en un disco GPT. Los discos MBR están limitados a cuatro particiones primarias, mientras que un disco GPT puede contener hasta 127. Desde un punto de vista práctico, una partición primaria es equivalente a un volumen. Una de sus características únicas es la capacidad de almacenar un sector de arranque, que es usado cuando se inicia el sistema operativo. Una partición que almacena información de arranque es llamada "Partición del sistema".

PARTICIONES EXTENDIDAS

Las particiones extendidas están sujetas a muchas restricciones: están soportadas solo en los discos MBR, solo puede existir una en cada disco físico, y el sistema operativo no puede arrancar desde una de ellas. Su mayor ventaja es el hecho de que pueden contener varias unidades lógicas (o volúmenes). Se puede usar esta característica si se quiere superar el límete de las 4 particiones en los discos MBR. En vez de crear cuatro particones primarias, que se pueden traducir en 4 volúmenes sólamente, se pueden crear 3 particiones primarias y una extendida. Después, se puden crear tantas unidades lógicas como se desee en la partición extendida.

VOLÚMENES BÁSICOS

Los volúmenes básicos son áreas contiguas de un único disco que pueden ser formateadas de manera independiente. El proceso de formateado asigna un sistema de ficheros específico al volumen, y es preciso hacerlo para poder almacenar archivos en el disco. Un volumen básico se puede encontrar en una partición primaria o en una extendida. En el primer caso, el volumen ocupa la partición entera; en el segundo caso, se pueden crear uno o más volúmenes, no necesariamente teniendo que ocupar todo el espacio físico de la partición.

Cuando se trabaja con discos básicos, se está limitado a volúmenes básicos solamente(es decir, un área contigua en un único disco). Para formatear cualquier otro tipo de volumen (que incluya áreas de dos o más discos no contiguas) es preciso primero convertir dos o más discos a "discos dinámicos" (en algunos casos con un mínimo de 3 discos).

Los volúmenes básicos pueden ser extendidos, lo que básicamente consiste en añadir más espacio a un volumen existente. En cualquier caso no es posible hacer esto en cualquiera de los casos siguientes:

  • El volumen está formateado con FAT o FAT32 (solo lo soporta NTFS).
  • El volumen es usado con partición del sistema o partición de arranque.
  • El espacio libre (a añadir al volumen) no es contiguo al volumen a extender.
  • El volumen pertenece a un sistema antiguo (NT 4, 2000/2003) actualizado a Windows 2008 Server.
  • El volumen simple ha sido modificado utilizando la aplicación "diskpart.exe" con el comando "retain" (luego entraremos en esto).

Se puede ver como reducir una partición en http://technet.microsoft.com/es-es/library/cc731894(WS.10).aspx

Se puede ver como redimensionar una partición empleando PowerShell en https://technet.microsoft.com/en-us/library/hh848680.aspx

En terminología de Microsoft, un volumen de un disco básico es llamado volumen básico. Sin embargo, en la interfaz de Windows Server 2008 permite solamente crear "volúmenes simples" en un disco básico. En realidad, se refiere a la misma cosa, aunque con nombres diferentes.

Extender un volumen no implica afectar a los datos que se almacenan en él y no requiere un reinicio.

VOLÚMENES DINÁMICOS Y TOLERANCIA A FALLOS

El almacenamiento dinámico se introdujo en Windows 2000. Su principal ventaja es el soporte de configuraciones multidisco, con mejoras en el rendimiento y la tolerancia a fallos. Las unidades básicas del almacenamiento dinámico son los discos dinámicos.

DISCOS DINÁMICOS

Todos los discos dinámicos empiezan siendo discos básicos. La conversión a discos dinámicos es manual y llevada a cabo mediante la consola de administración de discos o medianta la aplicación diskpart.exe. El proceso de conversión crea una base de datos de administración de discos lógicos (llamada LDM - Logical Disk Manager), que contiene la configuración de discos dinámicos del sistema. Esta base de datos es actualizada ante cualquier cambio.

Los discos GPT almacenan esta base de datos en una partición oculta, mientras que los discos MBR almacenan la información en un 1MB de espacio libre sin particionar al final del disco. La conversión falla si este espacio no está disponible, aunque esto no ocurre si el disco básico ha sido creado con Windows 2K (dado que siempre reserva suficiente espacio al final del disco cuando el disco básico es inicializado). Si fallase la conversión por la falta de espacio al final del disco, no hay más remedio que hacer una copia de seguridad de los datos y recrear las parciones.

La conversión de disco de básico a dinámico no es destructiva, aunque es una buena idea hacer una copia de seguridad antes de empezar. Sin embargo, cuando se pasa de disco dinámico a básico, los volúmenes se destruirán, por lo que en este caso es obligatorio hacer una copia de seguridad.

La conversión de un disco básico a dinámico normalmente no requiere renicio. La única excepción se da cuando la conversión se lleva sobre parciones de sistema, de arranque o que almacenan los archivos de paginación (memoria virtual).

Los discos dinámicos no son soportados en portátiles ni discos extraibles. La razón es que los portátiles raramente utilizan múltiples discos, y los discos extraibles sufrirían cambios de la base de datos LDM al cambiar de máquina.

No se debe realizar una conversión para sistemas duales (con más de un sistema operativo arrancable), ya que impedirá el arranque del sistema operativo diferente de Windows. Esto se debe a que durante la conversión, se borran las referencias a las particiones de la MBR (excepto para la partición de sistema y arranque).

Los volúmenes creados en discos dinámicos son llamados "volúmenes dinámicos". Cualquier partición primaria o extendida con particiones lógicas del disco básico, será convertida automáticamente en volumen dinámico. El máximo número de volúmenes dinámicos soportados por cada disco dinámico es de 2000, aunque no se recomiendan más de 32.

Hay 5 tipos de volúmenes dinámicos:

  • Volúmenes simples
  • Volúmenes distribuidos
  • Volúmenes seccionados (RAID-0)
  • Volúmenes reflejados (RAID-1)
  • Seccionado tolerante a fallos con paridad (RAID-5)

Volúmenes simples

Un volumen simple está limitado a un único disco. Los volúmenes simples no proveen ventajas sobre los volúmenes básicos, pero pueden servir como punto de partida para extender el espacio de almacenamiento o basar un sistema de tolerancia a fallos en ellos. Se necesita iniciar con volúmenes simples si el objetivo es Extender volúmenes. Si tenemos discos dinámicos adicioneales, se puede también añadir niveles de tolerancia a fallos sencillamente reflejándolos (lo veremos luego). Los volúmenes simples tambien pueden ser montados en carpetas NTFS (al estilo UNIX). Los volúmenes dinámicos simples pueden extenderse ocupando zonas contiguas o no contiguas del disco dinámico.

Volúmenes distribuidos

Si se dispone de varios discos dinámicos con espacio sin asignar, se puede extender un volumen simple por más de un disco. En tal caso se pasa a llamar al volumen simple "volumen distribuido". Los volúmenes distribuidos pueden ocupar múltiples zonas no contiguas en hasta 32 discos dinámicos del mismo sistema. Para extender un volumen simple existente, debe estar formateado como NTFS. También se tiene la opción de crear un volumen distribuido a partir de varias zonas no asignadas en varios discos dinámicos.

Windows Server 2008 escribe los datos a los volúmenes distribuidos de forma secuencial, rellenando todo el espacio disponible en el primer disco físico antes de empezar con el siguiente. Esto significa que los volúmenes distribuidos no proveen ventajas en cuanto al rendimiento, ya que los datos son accedidos del mismo modo que si estuvieran en un volumen simple. Tampoco tienen ventajas a nivel de tolerancia de fallos. De hecho, los datos en un volumen distribuido pasan a ser más vulnerables, ya que un fallo en cualquiera de los discos físicos, inutiliza el volumen entero.

RAID-0: volúmenes seccionados (stripped volumes)

En esencia, los volúmenes seccionados se parecen a los distribuidos. En este caso también se combinan áreas no asignadas de diferentes discos en un solo volumen. Las diferencias entre ambos estan en la forma en que los datos on leidos y escritos. En vez de una filosofía secuencial (como en los volúmenes distribuidos), los datos se dividen en trozos de 64 KB y son escritos a lo largo de todos los discos que conforman el volumen. Esto significa que cada disco es usado por igual. Esta filosofía fuerza a que cada sección (strip) tenga el mismo tamaño (a diferencia de en los volúmenes distribuidos, donde cada área puede tener una tamaño arbitrario). Los volúmenes seccionados también son conocidos como RAID-0.

Debido a su estructura, los volúmenes seccionados proporcionan unas mejoras significativas de rendimiento, ya que las operaciones en entrada/salida sobre los discos dinámicos puede ser simultánea (en el caso de que el controlador de disco permita dicha concurrencia). Sin embargo, la vulnerabilidad de los datos se incrementa (al igual que en los discos distribuidos). Esta es la razón de que los discos seccionados se utilicen principalmente para datos de solo lectura de fácil restauración.

Un volumen seccionado puede abarcar hasta 32 discos dinámicos.

En resumen:

  • RAID-0 tiene alto rendimiento en lectura y escritura.
  • No hay pérdida de espacio.
  • No hay tolerancia a fallos.

RAID-1: REFLEJADO DE DISCOS

Se trata de uno de las dos configuraciones de tolerancia a fallos por software disponibles en Windows Server 2008. Un volumen reflejado (o en espejo) consiste en dos copias idénticas de un volumen simple que residen en dos discos dinámicos diferentes. Si uno de ellos falla, el sistema puede mantenerse en funcionamiento usando la otra copia hasta que el hardware defectuoso sea reemplazado y se recree el espejo. Los volúmenes reflejados son parte de las soluciones estándar de tolerancia a fallos.

Windows Server 2008 permite la creación de un espejo usando cualquier volumen dinámico, incluyendo aquellos que contienen ficheros del sistema o de arranque, ya que solo es necesario espacio sin asignar en otro disco. Se puede crear un espejo de dos maneras:

  • empezando con un volumen simple y un espacio sin asignar en otro disco dinámico. En este caso los datos del volumen existente se copiarán al otro disco durante el proceso de sincronización
  • empezando con dos áreas sin asignar en dos discos dinámicos. Las partes del volumen se irán llenando simultáneamente desde la primera operación de escritura

La principal desventaja del RAID-1 es el mal aprovechamiento del espacio del volumen, que será siempre del 50% del total. Si se usan dos discos de 300 GB, el espacio usable será de 300 GB. En cualquier caso, RAID-1 es la única configuración que permite la tolerancia a fallos basada en software para particiones de arranque y de sistema (esta limitación no existe cuando se utiliza un RAID basado en hardware). Si el coste de caida de disco es alto, RAID-1 puede ser una buena alternativa para alta disponibilidad.

NOTA: Puede ocurrir que los discos reflejados se conecten a la misma controladora de disco, lo que merma la alta disponibilidad. En tal caso, un fallo de la controladora inutilizaría el espejo. Una medida de seguridad puede consistir en utilizar controladoras de disco separadas para cada disco.

RAID-5: SECCIONADO TOLERANTE A FALLOS CON PARIDAD

Se trata de la otra configuración de tolerancia a fallos por software de Windows Server 2008. Al igual que en los volúmenes seccionados, los datos se escriben a lo largo de cada disco en trozos de 64 KB. La diferencia está en que cada cierto volumen de información, el sistema operativo añade información de paridad a uno de los discos del volumen. La información de paridad es usada para reconstruir la información si uno de los discos falla. Se necesitan al menos 3 discos dinámicos para crear un RAID-5.

Los RAID-5 se han hecho muy populares ya que combina las ventajas de RAID-0 (rendimiento) y RAID-1 (tolerancia a fallos). Su rendimiento es inferior a RAID-0 debido a las operaciones adicionales que deben tener lugar para calcular y escribir la información de paridad. El rendimiento puede ser mejorado usando hardware más potente. Usando discos del mismo tipo y velocidad, así como controladores con suficiente caché supondrá una diferencia sustancial. Es importante recordar que en RAID-5, el disco más rápido y caro es tan bueno como el más lento y barato.

Para configurar un RAID-5, primero se deben evaluar los requerimientos de almacenamiento. Hay que tener en cuenta las siguientes reglas:

  • Cada una de las secciones a lo largo de los discos tienen el mismo tamaño.
  • Los datos redundantes ocuparán la n-ésima (1/n) parte del espacio, suponiendo son n los discos seccionados.
  • Una configuración de RAID-5 puede contener entre 3 y 32 discos dinámicos.

Por ejemplo, si se tiene un disco dinámico de 20 GB de espacio sin asignar y otros dos discos con 13 GB sin asignar, la mayor configuración RAID-5 posible tendrá 26 GB de espacio disponible (tres áreas de 13 GB, donde una parte se usa para paridad). Hay que tener en cuenta que la cantidad de espacio desperdiciado (utilizado para información de paridad) es exactamente igual al tamaño ocupado por el RAID-5 en una de las unidades.

También hay que considerar el tipo de datos cuando se elige una configuración tolerante a fallos basada en software. Un RAID-1 es el único tipo de volumen válido para particiones de arranque y de sistema. RAID-1 también es adecuado para almacenar datos escritos secuencialmente (como los ficheros log). Consecuentemente, si se requiere un volumen grande, tolerante a fallos, que será accedido aleatoriamente, es preferible usar RAID-5. Por ejemplo, para grandes aplicaciones como SGBD, los ficheros de datos se pueden ubicar en un RAID-5 y los ficheros log de las transacciones se pueden ubicar en un RAID-1.

Expandir volúmenes dinámicos

Los volúmenes dinámicos simples y distribuidos pueden ser expandidos (al igual que los volúmenes básicos). Son sujeto de restricciones similares a aquellos que se aplican cuando se expanden discos básicos, excepto que no necesitan que el espacio sin asignar sea adyacente al volumen a extender; se puede usar espacio libre de cualquier disco dinámico. Esencialmente, es posible extender cualquier volumen dinámico NTFS que no sea ni de sistema, ni de arranque que haya sido creado nativamente en Windows Server 2008.

NOTA: No es posible extender un volumen seccionado (RAID-0), reflejado (RAID-1), o seccionado con tolerancia a fallos (RAID-5). Para estos casos hay que planificar desde un principio el espacio que se empleará.

RAID POR HARDWARE

Hasta ahora se ha hablado de los raid por software configurables en Windows Server 2008. A pesar de que pueden mejorar la disponibilidad y ofrecer accesos más rápidos a disco, no tienen comparación a las soluciones hardware, que van desde controladoras RAID integradas, relativamente baratas, hasta grandes controladoras que mantienen cientos de discos hot-plug, y todas las medidas de seguridad posibles. También pueden proporcionar soporte para configuraciones RAID mixtas, como RAID-10 (volúmenes seccionados reflejados) o RAID-0+1 (Espejos seccionados). En RAID-5 se ve especialmente la diferencia entre soluciones software y hardware, debido a los cálculos sobre paridad que deben realizarse. En una solución software, los cálculos son realizados por el microprocesador, mientras que una controladora hardware, los cálculos los realiza un procesador dedicado de la controladora.

Cuando se utiliza una controladora RAID hardware, las configuraciones de RAID que se utilicen se presentan al sistema como un único disco, de modo que es la controladora quien gestiona los detalles del RAID. Es decir, que si se conectan 5 discos a una controladora RAID y se configuran 3 discos como RAID-5 y 2 discos como RAID-1, el sistema operativo solo verá 2 discos, y así lo mostrará en la consola de administración de discos.

COMPARACIÓN ENTRE DISCOS BÁSICOS Y DINÁMICOS

Característica
Básico
 Dinámico
 Administración de conjuntos de volúmenes antiguos  NO (nota 1)
 -
 Arrancar Windows Server 2008 desde un volumen  SI NO (nota 2)
Crear/Administrar Volúmenes básicos
 SI NO
Crear/Administrar Volúmenes distribuidos  NO SI
Crear/Administrar Volúmenes seccionados  NO SI
Crear/Administrar Volúmenes reflejados
 NO SI
Crear/Administrar Volúmenes RAID-5
 NO SI
Máximo número de volúmenes
  4 (nota 3)
 2000 (nota 4)
Crear/Administrar puntos de montaje de volúmenes
 SISI
Extender volúmenes
 SI (nota 5)
 SI (nota 5)
Soporte para FAT, FAT32 y NTFS
 SI SI

Soporte para compartir almacenamiento

en granjas de servidores

 SI NO (nota 6)
Soporte para dispositivos extraibles (USB y Firewire)  SI NO

Notas al pie de la tabla:

Nota 1: En versiones antiguas de Windows Server se podían crear conjuntos de volúmenes básicos distribuidos, seccionados, reflejados y RAID-5. Esta característica ya no está disponible desde Windows Server 2003.

Nota 2: La capacidad de arrancar desde una partición o un volumen es estrictamente dependiente de si una entrada aparece en la tabla de particiones. Esto ocurrirá si el disco dinámico ha sido convertido desde uno básico que contenía particiones creadas en sistemas operativos anteriores. También es posible utilizar el comando "retain" disponible en la utilidad "diskpart.exe". Esto forzará a que una entrada de volumen simple se mantenga en la tabla de particones, incluso si el volumen ha sido creado en Windows Server 2008.

Nota 3: Los discos básicos que usan particiones estilo MBR soportan un máximo de 4 particiones; si una de ellas es extendida, se pueden crear un número ilimitado de unidades lógicas en ella. Los discos básicos que utilizan particiones GPT soportan hasta 128 particiones primarias (incluyendo la MRP - Microsoft Reserved Partition), pero no permiten crear particiones extendidas.

Nota 4: Aunque es posible crear hasta 2000 volúmenes dinámicos en un disco dinámico, no se recomienda crear más de 32.

Nota 5: Un volumen puede ser expandido si está formateado con NTFS (o si no está formateado) y no se usa para almacenar ficheros del sistema operativo o de arranque. Los volúmenes básicos puden ser expandidos usando el espacio de un solo disco. A demás, este espacio debe ser contiguo al volumen básico. Del mismo modo, se puede extender una unidad lógica en un volumen extendido, siempre que haya espacio contiguo disponible. Los volúmenes básicos pueden extenderse utilizando diskpart (esta característica no está disponible a través de la consola de administración de discos).

Nota 6: Los discos dinámicos pueden ser usados solo para almacenamiento local. No se pueden utilizar distribuidos por los nodos de un cluster.]]

CONVIRTIENDO DISCOS BÁSICOS EN DINÁMICOS.

  1. Antes de convertir un disco básico en dinámico se debería hacer una copia de seguridad, a pesar de que esta operación no es destructiva.
  2. Iniciar la consola de administración del servidor -> Almacenamiento -> Administración de discos
  3. Nos aseguramos de que tango los paneles superior e inferior del administrador de discos se muestran discos, no volúmenes. Esto se consigue mediante la opción Superior -> Lista de discos, del menú "ver". En el panel superioir aparece información textual sobre los discos, y en el inferior aparece información gráfica.
  4. Clic derecho sobre el disco básico que se quiere convertir, y seleccionar la opación "Convertir a disco dinámico". Entonces se muestra un diálogo, pidiendo confirmación y dando la opción de convertir más de un disco a la vez. Se el disco contiene alguna partición, se mostrará otra ventana listando la elección realizada y los volúmenes que se convertirán para cada disco. Se recordará que tras la conversión, otros sistemas operativos como Windows 2000, XP y Vista no tendrán acceso a los volúmenes del disco. Finalmente, otro mensaje notifica que todos los volúmenes del disco serán desmontados (lo que significa que se deberían cerrar todos los ficheros abiertos en dichos volúmenes durante la conversión).

NOTA: Si se convierte el disco que contiene el directorio Windows, se requerirá un reinicio.

NOTA: Si en el futuro se convierte un disco dinámico en básico, se requerirá previamente el borrado de todos los volúmenes que contiene. Esto destruye la información almacenada, así que habrá que hacer copia previamente.

NOTA: También se puede usar la herramienta diskpart.exe del siguiente modo:

  • Abrir la consola de comandos y ejecutar diskpart.exe. Se mostrará el prompt "diskpart ".
  • Listar los discos del sistema mediante "LIST DISK".
  • Escribir "SELECT DISK x" donde x es el número del disco a convertir.
  • Escribir "CONVERT DYNAMIC". Esto completa el proceso de conversión.

Para volver a dejar un disco como básico, deben primero eliminarse los volúmenes del mismo. Para hacer esto, hay que seleccionar cada uno con el comando "SELECT VOLUME" y después ejecutar el comando "DELETE VOLUME". Hecho esto, se ejecuta "CONVERT BASIC".

NOTA: Un modo más rápido es usar el comando "CLEAN", que elemina toda la información del disco. Después, es preciso reinicializar el disco.

CREAR VOLÚMENES SIMPLES

Si un disco básico contiene cualquier parción cuando es actualizado, éstas son convertidas automáticamente en volúmenes simples. También se puden crear después de que el disco pase a ser dinámico. Un volumen simple solo puede existir en un disco dinámico.

Crear un volumen simple conlleva los siguientes pasos:

  • En la consola de administración de discos elegir "vista gráfica" para el panel inferior, si es que no está así inicialmente. Para hacer esto, elegir la opción "Ver \ Inferior \ Vista gráfica".
  • Clic derecho sobre la zona del disco donde se creará el volumen, y elegir "nuevo volumen simple".
  • Aparecerá la página de selección de discos, listando los discos seleccionados y los disponibles que pueden contener el tipo de volumen que se desea. En esta página, se puede especificar varios volúmenes simples en discos dinámicos y proporcionar el tamaño individual para cada uno de ellos. Por defecto el tamaño de un volumen simple es igual al tamaño del espacio sin asignar en el disco (incluso sin las partes del disco que están libres no son contiguas).
  • La siguiente página ofrece tres opciones: Se puede asignar una letra al volumen, montarlo en una carpeta vacía o en una partición NTFS existente o dejarla como está, sin montar y sin una letra asignada.
  • La siguiente página nos da la opción de formatear el volumen. La única opción disponible desde la consola de administración de discos para los volúmenes en discos dinámicos es NTFS. Se pueden asignar tamaño de la unidad de asignación y una etiqueta para el volumen. Se puede optar por un formateado rápido, que solo es buena idea si confiamos en que no existen sectores defectuosos, y activar la compresión de ficheros y carpetas.
  • La última página muestra las elecciones realizadas. Cliquear Terminar para crear el volumen. Si se formateó el volumen si seleccionar un formato rápido, la operatición llevará un momento. En cualquier momento, se puede suspender el formateo en curso y comenzar un formateo rápido eligiendo la opción "Formatear" del menú "Acción\Todas las tareas".

EXTENDER VOLÚMENES SIMPLES Y VOLÚMENES DISTRIBUIDOS

Como se explicó previamente, los volúmenes simples, una vez creados, se pueden extender (siempre que se cumplas ciertas condiciones, como tener formato NTFS, no provenir de sistemas anteriores a Windows XP y no funcionar como volumen de sistema o arranque).

Un volumen simple puede ser expandido añadiendo espacio sin asignar que haya en cualquier disco del mismo sistema. Si el espacio pertenece al mismo disco, seguirá siendo un volumen simple, pero si pertenece a discos distintos, pasará a ser un volumen distribuido. Los volúmenes distribuidos también pueden ser creados combinando múltiples áreas de espacio sin asignar en diferentes discos mediante el asistente para crear nuevos volúmenes mencionados anteriormente.

Para extender un volumen simple, se sigue el siguente procedimiento:

  • En la consola de administración de discos, hacer clic derecho en el volumen a extender, y elegir la opción "extender volumen", lo que iniciará un asistente.
  • Para comvertir un volumen simple a un volumen distribuido, hay que seleccionar otro disco dinámico con espacio sin asignar de las lista de "Disponibles" y añadirlo la lista de "Seleccionados".
  • Clic en Terminar. El volumen se extenderá y el volumen simple pasará a ser distribuido.

Para crear un nuevo volumen distribuido, se sigue el siguiente procedimiento:

  • En la consola de administración de discos, hacer clic derecho sobre el disco con espacio sin asignar y seleccionar "Nuevo volumen". Se iniciará un asistente similar al anteriormente descrito.
  • ELegir la opción "Distribuido" y siguiente.
  • En la siguiente página hay que elegir aquellos discos donde se ubicará el volumen distribuido, y pasarlos a la lista de "Seleccionados". Para cada disco, se puede especificar la cantidad de espacio sin asignar que se desea usar para el volumen.
  • Como en un volumen simple, hay que decidir si se le asigna una letra al volumen o no. Se puede también montar en una carpeta vacía en una partición NTFS.
  • Finalmente, se especifica el sistema de ficheros en la página de formateo.

Un volumen distribuido puede ser expandido añadiendo espacio sin asignar de cualquier disco dinámico local. Antes de empezar, hay que hacer copia de seguridad.

Para borrar un volumen distribuido, se sigue el siguiente procedimiento:

  • En la consola de administración de discos, hacer clic derecho sobre cualquiera de las partes del volumen distribuido (todas se muestran del mismo color).
  • Seleccionar la opción "Borrar volumen".

Despues de que la operación de borrado se complete, el espacio usado pasa a estar no asignado y puede usar para cualquier otra configuración de disco.

CREAR Y ADMINISTRAR UN VOLUMEN RAID-0 (SECCIONADO)

Para crear un volumen seccionado, se necesita tener al menos dos discos dinámicos con espacio son asignar. Cada área de cada uno de estos discos usados por un volumen seccionado tendrá el mismo tamaño. No es necesario preocuparse sobre esto, ya que el administrador de discos se asegura de ello. Si los espacios elegidos son de tamaño diferente, elegirá el tamaño del fragmento menor. En cualquier caso, hay que tenerlo en mente para cuando se diseñe la arquitectura de los volúmenes. ¡OJO! los volúmenes de sistema y de arranque no pueden ser partes de un volumen seccionado. ¡OJO! El tamaño del volumen debe ser decidido desde el principio porque los volumenes seccionados no se pueden extender.

Para crear un volumen seccionado, hay que seguir el siguiente procedimiento:

  • En la consola de administración de discos, clic derecho sobre un espacio sin asignar y elegir la opción "Nuevo volumen". Se iniciará un asistente similar al anterior. Seleccionar la opción "seccionado" como tipo de volumen.
  • Las opciones restantes son similares a las comentadas anteriormente. La diferencia principal está en que una vez decididos los discos que formarán parte del volumen, la cantidad de espacio asignado de cada uno de ellos será el mismo y se basará en el menor fragmento. Si se indica manualmente un tamaño menor, el tamaño asignado en cada disco cambiará. El volumen total es el resultado de multiplicar el número de discos implicados por el tamaño comentado.

Para borrar un volumen seccionado, sencillamente hay que seleccionar la opción "borrar" tras hacer clic derecho sobre el volumen.

CREAR Y ADMINISTRAR VOLÚMENES RAID-1

Los volúmenes RAID-1 son tolerantes a fallos, por su arquitectura en espejo. La creación de un RAID-1 siempre implica dos discos dinámicos. Para crear un volumen en espejo hay que seguir uno de los siguientes procedimientos:

  • Crear un volumen simple y reflejarlo después usando un área sin asignar del mismo tamaño de otro disco dinámico.
  • Crear un espejo usando dos áreas sin asignar en dos discos dinámicos separados. Al igual que los volúmenes seccionados, estas áreas tienen que tener el mismo área, pero se usará el tamaño de la más pequeña. Cuando el espejo se crea, se asignará automáticamente el mismo espacio en cada disco.

Para crear un RAID-1 usando el primer método.

  • En el administrador de discos, hacer clic derecho sobre el disco que contiene el volumen a reflejar, y seleccionar la opción "Agregar reflejo".
  • Se mostrará un liasta de discos dinámicos con suficiente espacio sin asignar para crear el espejo. Seleccionar aquel que se desea usar y hacer clic en "Añadir espejo". Esto comenzará el proceso de sincronización del contenido del volumen original. El tiempo empleado por el sistema depende de la cantidad de datos así como del rendimiento del sistema (algunos se harán viejos en el aula :)). Después de la sincronización, el volumen reflejado mostrará su estado.

Para crear un volumen reflejado usando el segundo método.

  • En el administrador de discos, hacer clic derecho sobre uno de los discos que contendrá el volumen y seleccionar la opción "Nuevo volumen reflejado".
  • A continuación hay que elegir qué otro disco participará en el volumen. Seleccionarlo y pasarlo a la lista de discos seleccionados. El tamaño se ajustará en función del framento sin asignar más pequeño, al igual que pasaba en los volúmenes seccionados.
  • Los pasos restantes son los mismos que los vistos en otros tipos de volumen. Tras finalizar el espejo se crea instantaneamente, ya que no hay que sincronizar.

CREAR Y ADMINISTRAR VOLÚMENES RAID-5

Un volumen RAID-5 es también tolerante a fallos. Para crear un RAID-5, hay que tener al menos 3 discos dinámicos con espacio sin asignar. Al igual que antes, no importa que las áreas sin asignar sean de tamaño diferente, ya que el administrador de discos se encargará de que el fragmento más pequeño se use como medida para los demás al crear el volumen. No es posible extender un RAID-5 o crearlo a partir de un volumen existente.

Para instalar un RAID-5, seguir el siguiente procedimiento:

  • En el administrador de discos, hacer clic derecho sobre uno de los discos con espacio sin asignar, y elegir la opción "Nuevo volumen". Se iniciará un asistente similar al anteriormente descrito. En esta ocasión, hay que elegir como tipo de volumen "RAID-5". Para que esta opción esté disponible, deben haber al menos 3 discos con espacio sin asignar.
  • Al igual que en los volúmenes seccionados y reflejados, se deben elegir los discos que formarán parte del volumen. El tamaño se asignará automáticamente según lo comentado anteriormente, aunque se puede optar por un tamaño menor.
  • Después de seleccionar la letra de unidad y la opción de formateo, el asistente mostrará una página informativa.
  • Finalizar para crear automáticamente el volumen RAID-5.

IMPORTACIÓN DE DISCOS

Normalmente, los discos básicos y dinámicos contienen volúmenes simples que pueden ser retirados e instalados en otra máquina con Windows Server 2008 sin ningún impacto sobre los datos. Esto también es posible cuando se manejan volúmenes multidisco, siempre que todos los discos se muevan juntos. Los volúmenes multidisco pueden ser reconocidos en otro sistema porque la información sobre su configuración está almacenada localmente en cada disco en la base de datos LDM.

Sin embargo, transferir discos dinámicos entre dos distemas reqiere un paso adicional, llamado "importación". Esto es necesario ya que todos los discos de una máquina forman un grupo, cuyo nombre asignado (GUID) es local (y obtenido del nombre de la máquina). Para que un disco dinámico pueda ser importado a una nueva máquina, su base de datos LDM debe ser mezclada con la existente en el nuevo sistema y el nombre del grupo de discos renombrada.

Para importar discos dinámicos, seguir el siguiente procedimiento:

  • Asegurarse de que cada disco es íntegro antes de retirarlo.
  • Tras insertar el disco en el nuevo host, abrir la cosola de administración de discos. Si el disco no aparece en el panel de detalles, seleccionar "Acción\Volver a examinar los discos" (también se puden buscar cambios de hardware en el administrador de dispositivos).
  • Hacer clic sobre el disco etiquetado como "Externo" y elegir la opción "Importar disco externo".
  • El diálogo mostrará una lista con todo los volúmenes detectados en el disco para ser importados. Se puede comprobar que la lista es completa. Aceptar y los discos se importarán en el sistema.

Cuando el proceso de importación se haya completado, seleccionar de nuevo la opción "Volver a examinar discos" para verificar que la importación funcionó.

Práctica. Crea tres nuevos discos virtuales en tu máquina, de 1 GB de tamaño cada uno. Agrega estos discos a la máquina virtual de Windows Server 2008. Transforma los discos en dinámicos, y asígnales una letra. Sean los discos D1, D2 y D3. Una vez hecho esto, realiza los siguientes apartados:

  1. Crea un volumen simple en el disco D1 de 200 MB, y asígnale la etiqueta Simple y la letra E:.

  2. Crea un volumen distribuido en los discos D1 y D2 de 400MB, y asígnale la etiqueta Distrib y la letra F:
  3. Extiende E: en el disco D1 100 MB. ¿Ha cambiado su tipo de volumen?
  4. Extiende E: al disco D2 otros 100 MB. ¿Ha cambiado su tipo de volumen?
  5. Extiende F: al disco D3 100 MB.
  6. Crea un RAID-0 de 400 MB, repartidos en dos volúmenes, en D2 y D3, y asígnale la etiqueta RAID0 y la letra G:
  7. Crea un RAID-1 de 300 MB, en D2 y D3, y asígnale la etiqueta RAID1 y la letra H:
  8. Crea un volumen simple de 200 MB en D1, con la letra I: y la etiqueta Reflejado y refléjalo en D3.
  9. Crea un RAID-5 de 300 MB, repartido en 3 volúmenes, llamado J: y etiqueta RAID5.

Saludos.